Unas notas sobre el 15-M (Respuesta-Epístola a Salah ad-Din)

Si quieres cambiar el mundo no te puedes permitir ser idealista

En julio, mi camarada Salah ad-Din escribió un post hablando sobre el movimiento del 15-M, que por entonces estaba de rabiosa actualidad. Llevaba mucho tiempo intentando responderle, pero no ha sido hasta ahora cuando por fin me he puesto a ello. Lo he hecho tirando un poco hacia lo literario, pero es que sabéis, lectores míos, que yo me molo mucho. Así que, como si de un nuevo Séneca se tratara, he querido contestar a sus razonamientos en formato epistolar.

Va por ustedes.

Barcino, a 1 día de las Calendas de noviembre de 2764 ab Urbe Condita

Mi querido Salah ad-Din,

Que mis dioses y el Vuestro, al consideráis único y verdadero, os guarden y os propicien buena salud, prósperos negocios y mujeres hermosas. Mis más sinceros deseos de que os encontréis bueno y en óptimo estado.
Os escribo, caro amigo, para responderos a aquellos comentarios que Vuesa Merced hizo, hace ya algunos meses, en nuestro querido pero, todo hay que decirlo, abandonado blog. En primer lugar he de pediros disculpas: me he retrasado enormemente en esta misiva. Mis ocupaciones prostituyéndome en las entrañas del Cuarto Poder me tuvieron muy ocupado durante los meses estivales, y después, vos ya sabéis… verano, descanso, cambio de vida. He de deciros que me encuentro bueno y a gusto, y es por ello que ahora me he decidido a escribiros.
Os diré, ¡oh Salah ad-Din!, que mi visión del mundo en los últimos meses o incluso años ha cambiado mucho. Supongo que es normal. Llegada la hora de enfrentarse al mundo real, éste resulta muy distinto visto a ras de suelo que desde un aula de universidad. ¡Qué se le va hacer! En fin, pasando al affaire: Sí, el 15-M es (o fue, o está siendo) algo distinto. A todos han pillado desprevenidos: sindicados, PSOE, caverna mediática, etc. Sí, desde luego es algo nuevo, y es una reacción tanto ante la vieja guardia progresista como ante las propuestas liberales o neoliberales de la derecha. Estaréis conmigo en que es algo lógico, e incluso positivo, ya que la izquierda lleva en estado comatoso desde la caída del muro, y la derecha nunca ha propuesto, por definición, nada que agrade a las masas. Pero el problema está en qué proponer como alternativa. ¿Reforma electoral? No creo que suponga un cambio tan profundo en el devenir político de nuestro país. ¿Democracia directa? Todos sabemos que nunca ha funcionado y todos sabemos la razón. ¿Control de los mercados por parte de los ciudadanos? Permíteme que muestre mi escepticismo.
Sé que es difícil de aceptar, pero el Movimiento 15-M tiene en su propia constitución el germen de su fracaso. Porque, aunque nos duela, sin líderes no hay apego de las masas. Aunque nos duela, la democracia está sobrevalorada: tan democrática fue la elección de Hitler como la prohibición de los minaretes en Suiza. Posiblemente, si se dejara al pueblo realmente hablar (hablar de verdad, con la mano en el corazón y sin el fantasma de lo políticamente incorrecto), elegiría exterminar a aquellos que no comulgan con él. Nos encanta matarnos entre nosotros. La historia, parafraseando a Macbeth, no es más que un sinfín de atrocidades contadas por un loco.
Me replicaréis, lo sé, que el 15-M es un movimiento pacífico, si no pacifista. Y yo te contesto de ante mano. Otro error. Pues la política (y cambiar el mundo, o pretenderlo, es, innegablemente, política) consiste precisamente, no en eliminar la violencia y sustituirla por el parlamento, sino precisamente en dosificarla, de manera que solo se utilice cuando sea necesaria y en nuestro favor. Así, cuando los grandes hombres han necesitado recurrir a ella porque no podrían alcanzar el poder de otra forma, no han tenido reparos en utilizarla.
Claro, desde vuestra posición ideológica comprendo que, para Vuestra Merced, no se trate de tomar el poder sino de destruirlo. Muy bien, puedo entenderlo aunque no compartirlo. Sin poder no hay cambio posible. Lo siento pero es así. Incluso me atrevería a decir que no hay ser humano sin poder, que es algo que llevamos en lo más profundo. O incluso, que la gente ama el poder, como se amaba al Gran Hermano en la obra de Orwell.
No sé, siempre he sido muy pesimista, pero empiezo a encontrarle cierto gusto a la resignación.
Sin más, me despido. Desde orillas del Mediterráneo os saluda efusivamente y os desea lo mejor, Vuestro carísimo

Temístocles

Anuncios

~ por termistocles en octubre 30, 2011.

Una respuesta to “Unas notas sobre el 15-M (Respuesta-Epístola a Salah ad-Din)”

  1. Mi muy buen querido amigo Termistocles:

    Yo no busco la victoria. Eso es adelantar acontecimientos. Yo busco la lucha, el agradable trascurso del camino. Este movimiento fracasara pero eso no es lo importante . Como todo en esta vida, la victoria es efímera, incluso errónea, puede ser manipulada y utilizada como tantas otras veces ocurrió , Hay que vivir la vida disfrutando del viaje, sino, sera tan estúpido como plantearnos la vida buscando la muerte. La victoria no es tan importante. Ciertamente, sabemos todos los que estudiamos la historia humana, que no es mas que un atrocidad tras otra, cierto. Pero no me negara que el acontecimiento es de relevancia. No nos olvidemos de ello, ni le restemos importancia. El pasado 15 de octubre por ejemplo, millones de personas de 90 países salieron a la calle sin un solo líder. Eso es lo magnifico que la gente diera cuenta de su voluntad (o al menos lo no inferiores, usted ya me entiende) que deberían aborrecer la autoridad. Ese es el verdadero triunfo, si uno solo ha conseguido huir de esa caverna platónica, habrá merecido la pena todo esto. No se confunda, mi visión del mundo también es terrible y solo podría soportar su contemplación desde una alternativa sarcástica. Pero este ha sido un elemento regenerador. Un paréntesis en mi visión de este estúpido espectáculo, una grata sorpresa: “vaya hay vida tras esas maquinas de piel y huesos”

    Ciertamente este ha sido un espejismo, una alucinación pasajera, pero ha sido agradable ¿no cree?
    Se despide su emocionado y viejo amigo desde la ciudad y tumba del apóstol dándole sus mas sinceros saludos y emocionados recuerdos.

    Salah ad-Din

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: