La muerte de la clase obrera

La clase obrera ha muerto. Y ocurrió lo que nos temíamos. Los líderes sindicales se han convertido en políticos. Al final el faro obrero, el comunismo sovietico , acabo siendo un experimento fallido con un reguero de victimas bastante considerable. La solidaridad obrera ha sido abatida por el individualismo y el beneficio privado. Ya no se sueña con cambiar el mundo. Hoy se sueña con un coche de gama alta.

No es nuevo. El movimiento obrero ya no existe como tal. Ha perdido todo poder reivindicativo. Los sindicatos que fueron creados a finales del XIX y muy activos en las primeras décadas del veinte han cambiado. ¿Dónde quedo la Barcelona revolucionaria, aquella donde los adoquines se levantaban periódicamente para crear barricadas? La refundación de los sindicatos al final del franquismo también fue un momento importante. Reaparecieron los sindicatos y la sociedad estaba politizada. Los gobiernos de la transición acabaron  aceptando la mayoría de las reivindicaciones de las centrales sindicales para evitar la conflictividad social. Pero eso fue hace treinta años ¿Qué queda hoy de los sindicatos mayoritarios?

"oye, ¿tu eras el presidente de UGT y yo el de CCOO o era al contrario?"

UGT y CCOO se han desideologizado. Quedan como cadáveres burocráticos al servicio de si mismo. Son políticos, con toda la carga peyorativa del término, con sus mismos vicios y sus mismos defectos. Y yo la verdad, es que no encuentro diferencias entre estos dos sindicatos. En teoría UGT procede del socialismo y CCOO del comunismo, pero en la práctica, sus líderes van juntos a todas partes y colaboran como si fueran la misma cosa. En su estado actual  se financian de subvenciones estatales con lo que lógicamente defienden la democracia que les da de comer. Un buen ejemplo son los cursos de formación que imparten. El estado les da millones por estos cursos y no son regulados por nadie. Si quiera si esos cursos no se imparten, ya han cobrado por ellos un dinero que no devuelven.  Estos sindicatos solo defienden a quienes les interesa, esto es a quien les reporta publicidad. Ve  con una queja particular de tu trabajo que se van a reír de ti en tu cara (Se de gente a quien le ha ocurrido). Esta gente juega a otro nivel.  Otro hecho indeseable  en sus practicas empresariales, es que haya liberados (no trabajan en su sección pero cobran como si lo hicieran) y se cobre por el cargo. Osea que se cobra por ser representante sindical. ¿Qué les importa a ellos las quejas de los obreros si ellos van a cobrar igual? Es mas, cobran por negociar los EREs ósea que la crisis les esta reportando beneficios. Sin contar las intrigas políticas  dentro del sindicato. Hay facciones intentando hacerse por el poder y piques entre compañeros. Vamos como en un partido político.

"asi de grande es el cheque con el que compro la paz social"

Ha decir verdad solo queda un sindicato que de verdad trabaja como tal. No recibe subvenciones estatales ni ninguno de sus miembros cobra. Este es CNT pero es tan minoritario que en algunas ciudades parece un local de un grupo de amigos mas que un sindicato .También existe otro sindicato anarquista (CGT) pero esto si trabaja (es un decir) a la forma del resto de sindicatos.

Pero el problema no es que no halla sindicatos, sino que no existe la combatividad obrera. En este sentido, el consumismo ha ganado. Ya no hablo, como en épocas pasadas, de salir a la calle buscando una sociedad mejor. Simplemente que se revindique lo que se pasa de la raya. Ahora realizan una huelga contra la reforma laboral. Pero ¿porque no se hizo una huelga cuando el precio de los pisos era ridículamente alto e iba a desembocar en una crisis? ¿Porque no realiza una huelga cuando se le dio dinero a los bancos por una crisis que ellos mismos habían provocado?

Así que el problema de fondo es que nadie se mueve por nada. Lo han conseguido. A la gente le da igual todo.  Gritemos bien alto.  ¡Viva el capitalismo!.

La caída del muro de Berlín fue el fin de una época, el fracaso anunciado de una ideología que nunca funciono. ¿En que posición quedan los que se declaran comunistas en el mundo de hoy? Desde luego en una posición muy precaria. ¿Como justificar tanto cadáveres?  ¿En que posición quedan los sindicatos que defendían la dictadura soviética como modelo de igualdad? Hoy se han reconvertido, acercándose al sol que mas calienta. Ahora son acérrimos demócratas.

Huelga general el 29 de septiembre. ¿Para que? Ahora que esta decidido todo, esta absurda huelga solo sirve para que UGT y CCOO se hagan publicidad. Una foto que no cambiara nada. Porque nadie quiere cambiar nada. Antes las huelgas no necesitaban un motivo, la huelgas se hacían porque los obreros odiaban a los patrones, Así de simple. Espontáneas como deben ser las huelgas. E insurrecciónales. Porque lgo que no comprendo de las huelgas, es que las huelgas sean legales. 

Si si, porque ¿Qué clase de reivindicación se va a hacer si la haces bajo la cobertura del estado? Como mínimo, una que no le perjudique. Las huelgas deberían ser ilegales. Con riesgo para el individuo pero  muy desestabilizadoras paras los gobiernos. Imagino al presidente junto a sus empresarios de confianza, riéndose de las absurdas marchas pacificas. ¿Pero que demonios es eso? ¿Dónde esta la confrontación?

Desde luego, para mi las manifestación si no acaban asaltando una comisaría no tienen sentido. Me temo que el pacifismo esta sobrevalorado

Quizás es que yo sea un romántico, pero una cosa esta clara, la clase obrera ha muerto, réquiem por los que creyeron y lucharon por un mundo más justo. 

quedo escrito por voluntad de :Salah ad-Din

Anuncios

~ por termistocles en septiembre 15, 2010.

8 comentarios to “La muerte de la clase obrera”

  1. Si es que una huelga no es buena si no se asalta al menos un ministerio o mueren más de dos decenas de miembros de las fuerzas de seguridad del estado. Que hoy día la gente es mu burguesa y mu ñoña y no vale ni pa revindicar el bocata de calamares…

    Pero bueno, creo que aquí hablas de dos cosas distintas aunque complementarias: por un lado, la caída en el ostracismo de la clase trabajadora, asesinada cruelmente por la llegada al mercado de frigoríficos y lavadoras en los años 50 (un poco más tarde en España, como siempre) y enterrada por la televisión. Por otro, la desaparición de los sindicatos como agentes sociales dignos de crédito.

    En cuanto a lo primero, no tiene que ser necesariamente malo. Ocurre que la gente progresa, mejora sus condiciones de vida, se da cuenta que ahora viven como vivían los buegueses en tiempos de sus padres, y resulta que no está tan mal. A la larga se descubre que lo que de verdad querían los currantes era vivir bien y trabajar poco (como debe ser, al fin y al cabo, es lo que hacen los banqueros ¿no?). ¡Que le den por culo a la guerra de clases, a la revolución y al nuevo mundo donde todo serád de todos y la peña nunca jamás estará triste! Es un pensamiento egoísta, pero es la puta verdad.

    Respecto a lo segundo, cabría preguntarse si es que alguna vez dejaron de ser comparsa de los partidos. Al fin y al cabo la UGT nació gracias a Pablo Iglesias y CCOO, impulsadas por el PCE, no pidamos peras al olmo. Otra cosa es que los comunistas estén pasados de moda y el PSOE lleno de modennos a los que les da tirria decir que son lo que son: socialistas, ¡coñe!

    ¡Y hay tantas cosas sobrevaloradas!: el pacifismo, la democracia, la felicidad, internet, los judíos, Intereconomía, los periodistas (joe que si están sobrevalorados estos, ¡joe!…), la maldad de Hitler, etc.

  2. Por cierto, la huelga llegó, aconteció y se marchó.
    ¿Y bien? ¿Conclusiones?

  3. termistocles, estoy casi de acuerdo contigo…
    pero no puedo menos que criticarte, cuando dices que el aburguesamiento de la sociedad, sea algo bueno. quiza deberia utilizar otro termino, algo mas actualizado. Conformismo hara aqui de simil. Por que la politica de rebajar las revindicaciones a costa de la comodidad nos lleva en ultimo termino, a la esclavitud en lo politico y en lo social. quiero decir que aunque en general la sociedad haya progresado tecnicamente, no es motivo para dejar de revindicar algo mejor. siempre hay gente peor pero eso solo es consuelo de estupidos. Pues con tu postura uno siempre podria mirar a pyongyang y decidir que aqui se esta mucho mejor, poner telecinco en el televisor, esnifar cocaina y sentirte orgulloso de tu pais mientras piensas que nuevo articulo innecesario debes adquirir. Eso, es hacer un flaco favor a la humanidad, ¡haria que los inferiores se sumaran un punto!

    termistocles,como el lobo estepario, prefiero alejar y apartar de mi las excelencias de la vida moderna si asi puedo ganar un poco de libertad. aunque este solo en este proposito.

  4. ¿conclusiones? la que se veia venir:

    que muchos trabajadores se han quedado sin 100 euros de sueldo por un dia de huelga en que unos sindicalistas apolillados hayan salvados los muebles de su representacion, al hacer una huelga general tarde y mal, para no tener que cambiar nada.

    y utilizando el propio eslogan de estos sindicatos indignos de credito, debo decir:

    huelga general ¡ASI NO!

  5. Mal de muchos, consuelo de tontos, es cierto.

    Pero yo no considero que el fin de las reivindicaciones sociales “gordas” (permítaseme el horrendo epíteto, no me apetece pensar ahora uno mejor) sea malo. Y aquí excluyo otras, como puede ser el movimiento gay, el feminismo, el ecologismo (podemos pensar lo que queramos de ellos, pero son movimientos sociales al fin y al cabo), cuya importancia no es despreciable. Pero bueno, que me lío. El caso es que yo no digo que sea “malo” pero tampoco “bueno”. Me limito a constatar que la gente pasa de reivindicar cosas. ¿Por qué? ¿Quizá porque está cansada de no conseguir nada? ¿Quizá porque ya tiene suficienta? ¿Acaso un ente maquiavélico-universal-capitalista adormece a las sociedades con consumismo y televisión?
    Una posible respuesta me vino mientras revisionaba Celda 211 y pensaba en el contexto en el que se inspira el film: los motines en las cárceles españolas de finales de los 70 y principios de los 80. Y dije: ¿por qué ya no se producen tantos altercados en las cárceles? Respuesta: La pregunta está mal planteada, lo que debemos prenguntarno es lo siguiente: ¿Por qué se producían entonces?

    Porque los presos no tenían nada que perder.

    Ecce responsum: el aumento de la calidad de vida, mayor de la que jamás hubieran soñado nuestros padres o abuelos, ahogó los sueños de vencer en la lucha de clases. La utopía había llegao (en lo material) y lo había hecho mucho mejor de lo que se esperaba: coches, lavadoras, ordenadores, vacaciones en Benidorm… No me vengas con cuentos hippies sobre el consumismo inncesario y rollos de “amor naturae”. Lo que de verdad quiere la gente es vivir bien, llevar una vida tranquila y dejarse de historias. Y eso se consiguió, paradójicamente en el mundo capitalista (y solo en él, si bien es cierto que un capitalismo con lavado de cara tras 1929, pero capitalismo al fin y al cabo). A su lado, la calidad de vida de los estados del socialismo real era irrisoria.

    Y sí, a mi también me gusta mucho “El lobo Estepario” pero no entiendo la imposible conjunción de vida moderna/calidad material/libertad, como si los duques y los multimillonarios no fueran o no puedieran ser libres. La libertad tiene bastante de ilusión y de romanticismo barato. Lo cual no quiere decir que la desprecie, sólo que soy bastante escéptico ante la posibilidad de alcanzarla.

    Hay otro punto sobre esto del que quiero hablar, pero tengo que repasarme a Hobsbawm.

    En cuanto a tu segundo comentario: sip, la huelga ha sido una castaña, viendo la que están armando en Francia, a uno se le ponen los dientes largos, aunque sólo sea por el aire novelesco-romántico que alcanzan este tipo de acontecimientos en el país vecino:

    http://www.elpais.com/articulo/internacional/nueva/multitudinaria/jornada/protesta/reforma/pensiones/comienza/acorralar/Sarkozy/elpepuint/20101016elpepuint_1/Tes

    P.D. He comenzado “Archipiélago Gulag”. Me conmueve y me cautiva.

  6. “La utopía había llegao”

    perdón por el vulgarismo.

    “La utopía había llegaDo”

    Así mejor.

  7. Mira. acabo de ponerma a releer algunos capítulos de “Historia del siglo XX” de Eric Hobsbawm, como ya habia dicho y al comienzo del capítulo 9 “Los años dorados” he encontrado esta cita:

    “A ninguna persona hambrienta que esté también sobria se la
    podrá convencer de que se gaste su último dólar en algo que no
    sea comida. Pero a un individuo bien alimentado, bien vestido,
    con una buena vivienda y en general bien cuidado se le puede
    convencer de que escoja entre una maquinilla de afeitar eléctrica
    y un cepillo dental eléctrico. Junto con los precios y los costes, la demanda pasa a estar sujeta a la planificación.”

    J. K. GALBRAITH, El nuevo estado industrial (1967, p. 24)

  8. “Picolo” apunte: en la pancarta, donde puso usted “Queremos ganar más dinero”, debería haber puesto “Queremos ROBAR más dinero”. Que al fin y al cabo, incrementar el salario es una reclamación legítima para cualquier currante ¿no?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: